VINIYOGA

Por: RAFAEL SANTAMARIA
Director de
ALAYA CLINICA
Alicante


otros artículos de YOGA


Viniyoga representa un contexto actual para un antiguo Conocimiento cuyo origen se pierde en la noche de los tiempos. Viniyoga adapta al tiempo, el lugar y la persona el Conocimiento de la Tradición.

El Yoga es simultáneamente la Meta y el Camino, el objetivo y el método. En tanto que método, su acción se centra en el estado de la mente, esa parte del hombre que pone en contacto lo Interno con lo externo, y que condiciona "su visión del mundo". Sin mente no hay hombre tal y como lo conocemos y tampoco hay Yoga. Pero el hombre es algo más, es también Ser y el Yoga es el puente entre el pequeño hombre y el gran Hombre, entre el ego y el Yo, entre el no ser y el Ser.

La práctica del Yoga, es profundamente transformadora, porque el Yoga ante todo, es acción. No es solo una teoría, una ciencia de la mente, sino una tecnología práctica y tangible de transformación personal.

Ningún aspecto de la vida del hombre queda fuera de la acción del Yoga cuando éste se aplica de forma sabia y cuidadosa: así, su relación con los demás y con él mismo, su cuerpo, su respiración, sus sentidos de percepción, sus pensamientos y sentimientos, son tocados sutilmente y llevados progresivamente a un estado de integración, de armonía, de serenidad y de lucidez. El Yoga transforma nuestra "realidad", y es como el barquero que nos lleva de la orilla del sufrimiento y la ignorancia a la orilla del bienestar y el despertar. A través de su acción la enfermedad deviene en salud, la agitación en calma, la oscuridad en luz.

El Yoga se aplica en la vida cotidiana, en el día a día, a solas con uno mismo, y a través de la interacción con los demás. La práctica de ejercicios físicos (asana) y respiratorios (pranayama) son dos de los ocho aspectos del Yoga; aspectos que forman un único cuerpo que abarca la totalidad de la vida personal.

Durante las sesiones de Asana y Pranayama, hacemos especial hincapié en la percepción atenta del cuerpo y la respiración. Cuando los tres, el cuerpo, el aliento y la atención viajan juntos se produce una experiencia singular que mejora la cualidad de cada uno de ellos. Los movimientos lentos, realizados conscientemente, con el esfuerzo justo y coordinados con la inspiración y la espiración, efectuados dentro de una progresión perfectamente estudiada y sincronizada, permiten acceder fácilmente a esta experiencia de mayor calma, energía y lucidez que caracteriza al estado de Yoga.