LA CIENCIA Y EL ARTE DE MORIR

Por: ROCIO BARCELÓ
Terapeuta Sintergética
Alicante


otros artículos de VIDA Y MUERTE


Existe una técnica de morir, así como existe una técnica de vivir.

La muerte puede ser algo más que una vivencia de lo inevitable, temido, aceptado por resignación, por creencias religiosas o incluso ignoradas. Una nueva visión de la muerte, debe tener cabida en la vida, en el pensamiento, de modo que podamos prepararnos para ese proceso pero sobre todo, como la gran generadora de cambios, considerándose como una parte fundamental de de todo propósito de vida.

En la actualidad nos preparamos para procesos que a lo largo de nuestra vida van sucediendo, festejamos la venida a la vida, esperando a ese ser entre nuestras manos, con amor, preparación y sobre todo con aceptación a la nueva comunidad que le otorga protección, pero si recapacitamos ¿Quién nos despide o nos acompaña en la despedida? ¿Por qué no despedir en el cambio a los seres con los procedimientos adecuados? sería tan bonito para todos sentirnos arropados en ese paso a lo desconocido.

En la actualidad hay personas, profesiones y situaciones en las cuales técnicas como la Restitución nos facilita el acompañamiento de seres que por circunstancias se les alarga el proceso del transito convirtiéndose en una verdadera agonía. La muerte es regida por el principio de liberación, no por el de limitación y por eso podemos considerarla como un método para reenfocar la energía, antes de iniciar una actividad progresiva que conduzca eterna y constantemente hacia la revelación de una verdad mayor, de un bien mayor, de una belleza mayor.

Cuando nos reconozcamos como almas y seamos capaces de enfocar voluntariamente nuestra conciencia y nuestro sentido de percepción en cualquier plano o forma, o en cualquier dirección dentro de la forma de Dios, ya no conoceremos la muerte.

En diversas culturas las religiones nos otorgan esas ceremonias, limitadas a unos pocos privilegiados, puesto que se tiene la creencia que el ser que de pureza de corazón acompaña en el viaje del alma a otros seres, le son perdonados cualquiera de sus pecados, creando una ceremonia de amor y bondad, en algo hermético y desconocido.

Es necesario cultivar una nueva actitud frente a la muerte, debe estar sustentado por acciones, por actividades que lleguen a ser una técnica de morir, que se inicie, como un entrenamiento, durante la vida. En otro nivel la jerarquía espiritual, prepara a personas para dar el paso que traerá continuidad a la conciencia, vinculando los planos físico y astral en una relación tal, que formen un solo plano, hasta que pueda llegarse a la fusión del alma y el cuerpo.

Existen un procedimiento básico, con unas reglas de comportamiento, unas reglas de conocimiento, una actitud y un compromiso.

El reinado del temor a la muerte casi ha terminado y entraremos pronto en un periodo de conocimiento y seguridad, que socavará la base de todos nuestros temores. Respecto al temor de la muerte solo podemos elevar el conocimiento a niveles mas científicos enseñando a las personas a morir.