PRINCESA LETIZIA

Por: EDY XALABARDE
Director de la revista
MAZULAGIA
Website: mazulagia.com
Email: director@mazulagia.com


otros artículos de SIANG MIEN



El Siang Mien es el arte chino de la lectura e interpretación de los rasgos del rostro. El libro más antiguo que se conoce data del año 500 A.C. Por ello podemos asegurar que el Siang Mien tiene al menos 2.500 años de antigüedad, aunque se tiene la convicción de que el origen real es muy anterior.

En esta sección analizamos el carácter desde el punto de vista del Siang Mien de algunas personas muy conocidas, siempre desde el respeto.
* Artículo publicado en el Número 6 de MAZULAGIA de julio de 2004
* Dibujo: DANIEL TORREGROSA




Doña Letizia, futura Reina

Continuamos con la sección del Siang Mien que comenzamos el mes pasado. Queremos recordar a los lectores que esta sección se realiza con rigor y un enfoque siempre positivo y respetuoso.

Princesa Letizia Para este mes hemos elegido a Doña Letizia, futura Reina de nuestro país, no sólo por ser una persona de evidente actualidad, sino también porque posee unos rasgos curiosos e interesantes para el análisis, desde el punto de vista del Siang Mien.

La estructura exterior de su rostro demuestra a una persona con una gran capacidad de adaptación, fuerte y firme en sus ideas y en sus comportamientos. En las discrepancias sabe negociar con destreza, cediendo en los asuntos triviales y sabiendo preservar con habilidad y persistencia lo que verdaderamente importa.

La línea del pelo, demuestra a una persona que está siempre dispuesta a favorecer a quienes quiere. Sus amigos verdaderos siempre contarán con su lealtad y ayuda.

Las cejas son cuidadas y ordenadas, más gruesas en el comienzo y más finas hacia el final. Esto nos revela a una persona con un gran sentido del orden y perfeccionista hasta el extremo. Cuida los detalles y, a pesar de que puede sobrevivir al desorden, intenta evitarlo. Le da mucha importancia a lo que piensen de ella los seres cercanos. Por último las cejas nos señalan a una persona que sabe tomar las decisiones con serenidad y rapidez.

Los ojos son vivos y miran siempre con intensidad y atención. Demuestran un carácter fuerte, que defiende sus ideas e intereses con pasión. Posee una sana ambición que le impulsa a perseguir y conseguir metas cada vez más importantes.

Su nariz, recta y fina, se curva ligeramente en la punta cuando sonríe. Esto señala a una persona con firmeza en sus propias convicciones, que difícilmente cederá ante tentación de cambiar ideas por intereses. Le gusta mirarse al espejo y poder decirse a sí misma que está haciendo lo correcto.

Es muy autocrítica y eso le lleva posiblemente a un intenso diálogo interno consigo misma. Cuando observe algo de su persona que no le guste, siempre intentará corregirlo.

Es una persona que tiene la tendencia a ser autosuficiente. Probablemente desde muy pequeña ha intentado valerse por sí misma, intentando apoyarse más en sus propias fuerzas y en su propia inteligencia, que escoger caminos más fáciles en los que tenía que contar con los demás.

Admira a las personas fuertes e inteligentes, aquéllas de quienes puede aprender algo.

La forma ligeramente ondulante del labio superior demuestra un alto grado de adaptabilidad. Por difícil o compleja que sea una situación siempre sabrá aclimatarse. El labio inferior suavemente redondeado, le aporta equilibrio emocional y alta racionalidad.

Los labios no son ni excesivamente gruesos ni tampoco finos. La mesura y el autocontrol, serán siempre sus principales patrones de conducta.

Posee la capacidad de "conectar" fácilmente con los demás. Por ello, muchas personas le harán confidencias, buscando una diferente perspectiva o consejo. Sin embargo ella siempre guardará celosamente su intimidad. Hablar de sus propias incertidumbres o de sus problemas, nunca será su tema favorito de conversación. Si tiene que conversar sobre sus asuntos íntimos, sólo lo hará con personas en quienes de verdad confíe.

El mentón fuerte demuestra una personalidad atrevida y valiente, capaz de competir con cualquiera sin complejos. Tiene una gran confianza en su propia valía y nunca se arredra cuando tiene que apostar por sí misma. Acepta los retos que le interesan sin miedos y pocas veces pierde la calma. Es optimista, sin excesos, y sus planteamientos siempre son positivos.

Su austeridad en el vestido y los complementos, muestran a una persona que valora más el fondo que las formas, la esencia que el envoltorio exterior.

Con seguridad se encuentra incómoda cuando se siente excesivamente observada, lo cual es curioso teniendo en cuenta que lleva varios meses en esta situación. Le resultará perturbador, aún después de años, saber que inevitablemente va a ser el centro de atención.