VIVIR UN EMBARAZO DESDE LA MUSICOTERAPIA

Por: PALOMA SANTO
colaboradora de
GABINETE DE PSICOLOGIA AUTOAPOYO
Alicante


otros artículos de MUSICOTERAPIA


Mientras el embrión se va formando recibe información, estimulaciones y sensaciones del mundo interno y externo durante los nueve meses de embarazo. En esta relación tiene un vínculo privilegiado con su madre. Mientras más se desarrolla su sistema neurosensitivo, más importante es este vínculo. Este joven individuo va grabando de forma natural los sentimientos de su mamá y el ideal que anhela el corazón, impregnando su subconsciente y memoria celular.

Mediante las diferentes técnicas que nos ofrece la musicoterapia, la mujer embarazada aprende a conectarse con su bebé durante su vida intrauterina de forma consciente.

La musicoterapia nos permite de descubrir y gozar utilizando nuestro cuerpo como instrumento sonoro-musical y de esta manera, conectamos con nuestro bebé, dándole una oportunidad única y muy enriquecedora de estimular antes de su nacimiento sus sentidos y crear una íntima relación afectiva con su madre.

El embarazo es un fenómeno nuevo que se origina en nuestro interior, que nos impulsa a experimentar nuevas experiencias. A través del sonido puedes poner en el mundo sonoro, interno y externo de tu bebé, de una forma sana, natural, creativa y artística, teniendo como solo objetivo, buscar la paz y la armonía de esta criatura en su nuevo y desconocido elemento, ayudándolo de esta manera a lograr una tranquilidad y serenidad sin inquietudes.

El mensaje que mandamos a nuestro bebé es: "mami ahora está contigo, vamos a olvidar las tensiones que han surgido durante el día y a disfrutar mi niño, que este momento es para los dos".

La musicoterapia es solo un instrumento y una técnica para facilitar y fortificar este enlace natural que existe entre la madre y su bebé durante el embarazo.

Se ha demostrado científicamente cómo el bebé es capaz de percibir los estados emocionales de su madre, y cómo la madre crece y florece durante el embarazo en el arte y el gozo de la entrega. En esta generosidad maternal siempre se enriquece el mundo emocional de la madre-bebé-padre, siendo transmitido al entorno de forma irremediable, como relata este escrito:

"Yo solo te planté..pero cada día iba a ver si necesitabas ser regada. Aún recuerdo cuándo te aboné y la inmensa alegría que sentía cada vez que los rayos de sol te nutrían y tu crecías y crecías...mis pensamientos hacia ti siempre fueron amorosos, y un día leí en no sé qué libro, que si te ponía música y te cantaba crecerías más sana, robusta, lustrosa y que tu aroma embriagaría a cuantos pasaran cerca de ti. Y hoy cuando iba a visitarte, no ha sido como otros días. Te he visto tantas veces, y me he sentido tan bien al ver cómo crecías y saber que yo formaba parte de ello, que hoy no sólo he podido verte. ¡ No, que va! Hoy tu aroma me llegó a lo profundo. Por primera vez, he podido olerte. Hoy tu aroma despertó en mí sentimiento de unidad, incluso antes de llegar a verte. Hoy eres la rosa más hermosa de mi jardín ¡ por fin floreciste!. Hoy cuantos pasen cerca de ti, respirarán tu aroma embriagador, y si los oyes cantar, tú y yo, siempre sabremos que el sentimiento de unidad también penetró en sus corazones.

Me despido ya de ti, y al hacerlo en mi rostro se dibuja una leve y ligera sonrisa que me llena de alegría.

Nuestros hijos son como rosas que deberían florecer siempre en un hermoso jardín.