HATHA YOGA Y YOGAS SUPERIORES






otros artículos de YOGA


El Hatha Yoga es el más conocido en Occidente, es el yoga de la fuerza, el yoga físico. Etimológicamente significa el yoga de la luna (Ha) y el sol (Tha). En el cuerpo la luna y el sol significan la energía mental y la física y de su unión resulta una tercera fuerza, la energía espiritual. Uno de los últimos objetivos de todo yoga sería despertar y elevar esta fuerza interior.

Podríamos considerar el Hatha Yoga como un método de desarrollo psico-físico que trabaja activamente sobre el cuerpo y la mente. Trata de eliminar toda impureza e imperfección corporal y busca constantemente someter el cuerpo a nuestra voluntad.

Mediante las técnicas propias del Hatha Yoga, limpiezas, posturas o asanas, cierres internos y ejercicios de respiración, se consigue una gran sensibilidad y un gran dominio del cuerpo, se llega a controlar e influenciar positivamente sobre músculos, órganos, vísceras, glándulas, así como sobre la mente y sus facultades, carácter, disciplina, voluntad, memoria, etc.

Todos los Yogas superiores se han visto influenciados y han tomado técnicas unos de otros, y podemos apreciar claramente la relación del Hatha Yoga con todos los demás, sirviendo como tronco común o base para la práctica de los otros yogas.

De las distintas formas de ser individuales, surgen todos estos yogas para poder acomodar a las peculiaridades de los caracteres individuales los beneficios y virtudes de todo este conjunto de prácticas. Es un deber del profesor de yoga, encaminar adecuadamente a cada alumno para que disfrute de la práctica y reconociendo las necesidades de cada persona.

De los distintos tipos de yoga distinguimos el Karma Yoga, Yoga de la acción y el trabajo, la realización de la tarea encomendada a cada uno sin esperar recompensa y con plena consciencia. Podemos utilizar las ventajas del Hatha Yoga para trabajar este tipo de yoga, mediante la realización de posturas, técnicas de fijación y concentración.

El Bhakti Yoga, otro yoga superior, es el camino de la devoción y la emoción. Por medio de la sensibilización, el Hatha Yoga nos permite descubrir y aproximarnos a este difícil tipo de yoga. Realizaremos aquí ejercicios que nos llevaran a estados superiores de consciencia.

El Gñana Yoga, yoga del conocimiento, es uno de los más difíciles, suele ser de los últimos en practicarse y es un camino intelectual, filosófico e intuitivo por el que accederemos a el mundo del conocimiento intuitivo. El Hatha Yoga mediante algunas posturas nos ayuda a encontrar respuesta a preguntas como: ¿quién soy yo?, ¿cuál es mi origen?, ¿por qué estoy aquí? Etc.

Por último destacar el Raja Yoga, yoga real mental y el siguiente paso natural en la senda del yoga. Fue descrito por Patanjali en el siglo II a.c. y comprende un conjunto de técnicas de interiorización, concentración y meditación. Mediante estas últimas junto con las propias del Hatha Yoga podemos alcanzar estados superiores de consciencia y experimentar el auténtico yoga mental.

No podemos olvidarnos de otros tipos de yoga, que en ningún modo son menos importantes o menos practicados, como por ejemplo el Kundalini Yoga o yoga de la energía. El Mantra yoga o yoga de los sonidos. El Tantra Yoga o yoga de la transformación de la energía, tan desconocido y mal interpretado en Occidente. El Kriya yoga o yoga de la acción, combinación de posturas, pranayamas o ejercicios de respiración y gestos simbólicos o mudras.

El camino del Yoga vemos pues que es muy amplio y abarca un amplio conjunto de prácticas, todas encaminadas a lograr el beneficio del individuo considerando a este desde varios puntos de vista y acomodando la practica a las peculiaridades de cada uno.