HIGIENE Y CORRECCION POSTURAL (2)






otros artículos de STRETCHING


En el artículo anterior, tratamos el tema de las malas posturas, y dimos unos ejemplos, muy útiles en la vida cotidiana, que en algún momento a todos nos van a venir bien, sobre todo si nos proponemos conocernos más a nosotros mismos y cuidar nuestra máquina, nuestro cuerpo y con él nuestra salud.

Hablábamos también, sobre la autoeducación, y que ésta es posible, si nos proponemos prestar más atención a nuestra manera de agacharnos, podemos parar un momento y pensar: "¿Cómo voy a coger un peso grande?" , "¿Cómo arrastrar un mueble sin hacer casi ningún esfuerzo?"

La mayoría de nosotros vamos tan deprisa en nuestra vida cotidiana, que no nos da tiempo a parar un par de minutos... a ver la forma de hacer las cosas bien, a mantener un diálogo interno. Es más fácil usar la buena postura y gastar sólo la energía necesaria en los esfuerzos, que hacerlos sin pensar y cuando el cuerpo nos da un latigazo, un dolor, una quemazón, etc. Es cuando nos damos cuenta de que hay que escuchar al cuerpo, él nos habla, nos cuenta cómo nos sentimos, nos pide que le cuidemos, que le prestemos atención, que lo tratemos bien.

¿Por qué no probamos? Las posturas correctas se aprenden... practicándolas, siendo conscientes, comprobando, cómo es correcto y cómo es incorrecto. Hay observar, pensar y sacar conclusiones: "Si hago esto así, otra vez, siento que me quedaré enganchado", "¿Cómo puedo cargar con esto sin dañarme?", "Desde que tuve aquella caída, me duele la espalda al hacer este gesto", "Cuando friego los platos, me duele la espalda".

Repitiéndolas unas cuantas veces, se automatizan, y se asocian en nuestra mente, se van incorporando progresivamente. No cuesta mucho, probadlo. Con estos sencillos ejemplos, sentir en vosotros la mala postura, y luego la buena, repetirlas varias veces durante un tiempo, veréis pronto los resultados. ¡Os lo aseguro! Claro que... de vosotros depende.

DORMIR

Incorrecto: Dormir boca abajo, nos hace forzar el cuello, arquea las lumbares y el aparato digestivo tampoco sale beneficiado.

Correcto: Mejor dormir en posición lateral, para que la columna esté en buena posición. También cuenta el estado del colchón. Si dormimos boca arriba, debemos colocar un cojín debajo de las rodillas y en el cuello.

SENTARSE EN UNA SILLA

Incorrecto: Sentarse en el borde de la silla y apoyar los talones, obligando a las rodillas a estar en constante tensión, y a la espalda a curvarse.

Correcto: Sentarse con la columna vertebral apoyada, y las rodillas dobladas en 90º, los pies en el suelo.

ESPERAR UN RATO DE PIE

Incorrecto: Cargar todo el peso en una pierna, acabará sobrecargando todo el costado. Y no mantener la espalda erguida, nos hará notar antes el cansancio y bloqueará la circulación sanguínea, notaremos sensación de "acorchamiento" en la zona sobrecargada.

Correcto: Esperar un rato de pié, debe ir siempre acompañado de una pequeña flexión de rodillas.

MANTENER LOS BRAZOS EN ALTO

Incorrecto: Tratar de mantener el equilibrio con los brazos en alto, nos hará forzar los músculos del cuello y los lumbares.

Correcto: Siempre que tengamos que mantener los brazos en alto, debemos facilitar (acortar) la altura lo más posible.

CARGAR CUALQUIER PESO

Incorrecto: Plegar la columna vertebral, para coger la carga y hacer palanca con las rodillas estiradas. Alejar el peso delante del cuerpo y coger un peso grande usando, sólo un brazo.

Correcto: Cargar cualquier peso, siempre cerca del cuerpo, y repartir el esfuerzo entre los dos brazos y compensar la carga, flexionando las rodillas.