SALUD, ENFERMEDAD, INCONSCIENCIA:
LA BIORRESONANCIA PUEDE SERVIR






otros artículos de SALUD NATURAL


A menudo nos referimos al inconsciente. Este es en realidad un nombre poco apropiado. Hay una parte verbal de nuestro cerebro donde formulamos y analizamos las palabras. Este es nuestro conocimiento verbal. Hay también una parte no verbal (Gestalt ) de nuestra mente que está en conexión mucho mas con nuestro entorno.

En nuestros actos inferiores cerebrales, la formación reticular actúa como un filtro para permitir solo al material más importante llegar a nuestra mente verbal. Mas de doscientos millones de impulsos nerviosos llegan al cerebro cada segundo. También un número infinito de estímulos "subespaciales" llegan a nuestro sistema.

La formación reticular filtra la mayor parte de esta información y permite a aproximadamente cien mil señales alcanzar nuestras mentes conscientes verbales. De estas señales solo asistimos a un pequeño número.

La mente verbal es un uno por ciento de un uno por ciento de un uno por ciento de nuestra experiencia total. La mente verbal actúa imponiendo una estructura a las emociones para una expresión apropiada. Esto significa que su organización para la expresión verbal se impone a su percepción.

Así que lo que finalmente llega a nuestras mentes es además reinterpretado por nuestras mentes verbales, por lo que nuestras mentes verbales no están en contacto con la realidad total.

En relación con la salud, cuando alguno de nosotros toca un objeto se expone a millones de microorganismos que habitualmente conviven con nosotros. Nuestro yo no verbal comienza a reaccionar y a adaptarse. El sistema es consciente de hasta lo más trivial. La mente verbal no puede manejar esta cantidad de información, se sobrecargaría si así fuera.

A menudo nosotros, los hombres pensamos que la mente verbal lo es todo y dejamos que esta tome el control. Pensamos que si entendiéramos de salud esta aumentaría pero es frecuente que enfermemos porque intentamos entender nuestro cuerpo y no dejamos al sistema no verbal autorregularse. Por ejemplo, cuanto mas pensemos en digerir una comida, nuestra mente verbal mas va a interferir y comprometer los procesos digestivos.

La homeóstasis, la adaptación, la autorregulación, el equilibrio, la evolución no son funciones para la mente verbal. Son funciones para la mente no verbal. Nuestra sociedad se ha referido a la mente verbal como el consciente y ello ha provocado que nos refiriéramos a ella como la consciencia. Así mal llamamos a la mente no verbal el inconsciente, pues su significado no describe bien la realidad. La mente no verbal es en realidad SUPERCONSCIENTE.

Muchos causantes de enfermedades que nos afectan están por debajo de la percepción consciente (verbal). Nuestro superconsciente está mucho mas al tanto de los factores que nos causan patologías. Este se nos manifiesta de forma luminosa y que describimos de forma electromagnética. Cuando nuestro superconsciente reacciona se producen cambios electromagnéticos en nuestros cuerpos radiantes.

Cambios sutiles en la actividad bioeléctrica de nuestras células.

Algunas personas están mas conscientes de sus superconscientes que otras. Existen diversas formas de traer a la representación aproximada consciente de la realidad a la no-presentación superconsciente de la misma. La mas antigua es la oración. Después fueron surgiendo otras, cada una adaptándose al estado de la mente consciente del momento evolutivo en el que se encontraba. La mente consciente ha ido perdiendo progresivamente su conexión con la guía de su mente superconsciente.

En la actualidad, gracias a la generosidad amorosa del superconsciente, existen diversas y variadas escuelas de pensamiento que intentan penetrar, o mejor expresado, se dejan penetrar por el Universo Superconsciente. En la actual era tecnocrática en la que nos encontramos se han aprovechado los ordenadores y su elevada velocidad de cálculo para registrar, medir y controlar variables superconscientes correlacionándolos con la salud y la enfermedad. Es el caso de la Medicina del profesor William Nelson de mas de 30 años de evolución, que reduce la ciencia médica a su forma básica: la consciencia y utiliza un dispositivo de Biorresonancia y Biofeedback, el QXCI/SCIO junto con un programa informático médico, el Clasp 32, con mas de quinientas pantallas para explorar el superconsciente y estimular la atención de la conciencia a procesos superconscientes. Se trata de una posibilidad para recuperar el equilibrio perdido, mantener el conseguido, y seguir ampliando la consciencia: la Biorresonancia puede servir.