REMEDIOS NATURALES PARA REDUCIR EL ESTRES






otros artículos de SALUD NATURAL


Actualmente hablar de estrés está a la orden del día. Lamentablemente, tener estrés es tan habitual que no se le da la importancia que debería. Tener situaciones estresantes predispone al organismo a sufrir todo tipo de enfermedades como insomnio, migraña, ansiedad, depresión, hipertensión, inmunodepresión, úlceras digestivas, fatiga, sobrepeso, anorexia/bulimia, psoriasis y un largo etc.

Por eso, es importante saber hasta donde uno llega y reconocer que situaciones nos provocan estrés para poder mejorarlas. Afortunadamente, disponemos de muchas técnicas y ejercicios que nos van a ayudar a reducir el estrés como la meditación, yoga, masaje, ejercicios de visualización, tai-chi, etc.

A nivel personal podemos seguir pautas como: otorgarse pequeñas recompensas a diario, comunicar los sentimientos, mirar lo positivo de las situaciones, mantener el sentido del humor, planificar y ordenar el trabajo, disfrutar del presente y de las pequeñas cosas, etc.

Una dieta saludable también es importante para sentirse bien y controlar el estrés. Los alimentos perjudiciales como la cafeína, bebidas alcohólicas, azúcar, sal, carne, productos lácteos y el tabaco deberían reducirse al máximo o eliminarse de la dieta. Una dieta saludable estaría basada en cereales integrales (trigo, arroz, avena, cebada, centeno, maíz, quinoa, mijo, etc.), legumbres (soja, habas, lentejas, garbanzos, etc.), frutas y verduras frescas.

Además de la dieta y técnicas que podemos emplear para reducir el estrés, existen suplementos nutricionales y de hierbas que nos pueden ayudar mucho a estar sano y en forma.

Siempre será conveniente tomar un complejo de vitaminas del grupo B que nos protegen contra los daños a los nervios y tienen un efecto calmante y relajante nervioso. Además, las vitaminas B1, B5, B6 y B9 son esenciales para el buen funcionamiento del sistema nervioso. La vitamina C estimula el sistema inmunitario, que se ve debilitado durante el estrés.

El Calcio y el Magnesio mejoran la ansiedad, el insomnio y relajan los músculos, lo que ayuda a reducir la rigidez y tensión musculares producidas por el estrés. El Cromo regula los niveles de azúcar. El Potasio ayuda a mantener el equilibrio entre sodio y líquido en la célula. El Zinc es necesario para la producción de hormonas.

En cuanto a Aminoácidos neurotransmisores, los que nos van a ayudar a relajarnos son el GABA, L-Glutamina, Tirosina, Triptófano y Taurina.

Los Probióticos, bacterias beneficiosas de nuestra flora intestinal, nos ayudan a digerir la comida, producen vitaminas y estimulan el sistema inmunitario, deprimido a causa del estrés.

Las plantas constituyen un gran aliado a la hora de enfrentarse al estrés, las que más nos pueden ayudar son las llamadas adaptógenas (ayudan al cuerpo a adaptarse a su entorno): Ginseng Coreano, Ginseng Americano, Eleuterococo, Rodiola, Ashwagandha, Esquisandra, Regaliz. Calmantes y sedantes: Hipérico, Manzanilla, Pasiflora, Valeriana, Azahar, Tila, Melisa.

Cuando se está estresado se tiende a sobrecargar el organismo fumando, bebiendo más alcohol o comiendo más dulces, ect. Para ayudar al cuerpo a desintoxicarse es recomendable eliminar toxinas y depurar el hígado con hierbas como el cardo mariano, diente de león, cúrcuma, ashwagandha, regaliz, alcachofera, etc.