LA PROSTATA, SUS CUIDADOS






otros artículos de SALUD NATURAL


Aceite de semillas de calabaza, protección natural de la próstata.

Las dolencias de la próstata son muy frecuentes en los hombres mayores de 50 años. Uno de cada tres hombres pertenecientes a este grupo sufre esta enfermedad. Con los años, la próstata, que es del tamaño de una castaña, se va agrandando.

En casi todos los hombres se da este agrandamiento, pero las dimensiones que puede alcanzar y el proceso de crecimiento son muy distintos. En muchas ocasiones, la próstata crece de forma moderada por lo que no ocasiona problemas, sin embargo, en otras, el crecimiento es prematuro y causa graves dolencias.

Semillas de Calabaza Aproximadamente, a partir de los 40 años, empiezan a producirse cambios en el organismo de los hombres, por ejemplo, las células de la próstata producen menos hormona masculina que antes. Para compensar esta deficiencia, la próstata aumenta el número de sus células, lo que origina su agrandamiento. Los especialistas hablan de un adenoma de próstata, una úlcera benigna que se origina en las glándulas mucosas de la uretra.

Debido a la inflamación, la uretra se comprime y aparecen problemas de micción. Especialmente molesta es la repetida micción durante la noche. Los intervalos son cada vez más cortos y el caudal de orina disminuye. En estados avanzados de la dolencia, aunque es posible la micción, en la vejiga queda siempre un resto de orina que puede cristalizarse y convertirse en piedras que ocasionan la interrupción del caudal de orina, hemorragias y pared de la vejiga. Se acumulan las bacterias, lo que puede provocar la inflamación de la vejiga y de la uretra.

¿Qué se puede hacer?

Se recomienda cambiar la alimentación (tomar alimentos integrales, mucha verdura, frutas, cereales), desarrollar actividades deportivas moderadas como natación, caminar, hacer gimnasia, tomar baños de agua caliente con sustancias relajantes como, por ejemplo, la flor de heno. Sin embargo, cuando ya existe una úlcera no es posible eliminarla. En estos casos, la única solución es una intervención quirúrgica con el fin de extirparla. Las consecuencias pueden ser la pérdida de la actividad sexual y no poder contener suficientemente la orina (incontinencia parcial).

Por todo lo expuesto hasta ahora, e muy importante que todos los hombres se sometan a exploraciones preventivas a partir de los 40 años, tomando las medidas correspondientes para el cuidado de la próstata. Los naturistas y los homeópatas recomiendan llevar a cabo, a partir de los 40 años, un tratamiento preventivo anual de dos a tres meses de duración, basado en semillas de calabaza.

En la medicina naturista se utiliza, desde hace ya muchos años, el aceite de semillas de calabaza como remedio preventivo para una vejiga irritada o para las dolencias de próstata. No se trata, sin embargo, de la calabaza que podemos encontrar en nuestros huertos, sino de un tipo especial, cultivado en el Oriente Próximo. Se recomienda la administración de semillas de calabaza también durante el periodo postoperatorio. Las semillas de calabaza son también apropiadas en casos de incontinencia parcial, que afecta a mujeres.