NOS PASAMOS LA VIDA DICIENDO ME GUSTARIA...






otros artículos de PSICOLOGIA


Nos pasamos la vida diciendo me gustaría conseguir tantas cosas: mas dinero, otro trabajo, mejor horario, otro jefe, distintos compañeros, vivir en una casa más grande o con mas comodidades, tener mas tiempo para mí, mas días para irme de vacaciones, o para estar con mi pareja o hijos si los tengo, una lista infinita de quejas que podríamos ir enumerando y no terminar nunca... Frases cotidianas que todos estamos hartos de oír, y que escuchamos desde una actitud de impotencia y conformismo, y ante las cuales, si contestamos respondemos, ¿y a quien no?.

Unos minutos después esos anhelos los dejamos en el trastero del olvido, guardados en una caja llena de polvo que abrimos poco y donde tristemente desde hace años hemos ido guardando todos nuestros sueños, porque ya que somos adultos y vivimos en la realidad de este mundo,¿ cómo vamos a perder tiempo en acordarnos de ellos?

Así continuamos con nuestros numerosos quehaceres del día a día. Todo lo que tenemos que hacer, y todo lo que en el fondo tampoco nos permitimos disfrutar, sin darnos cuenta, que si lo hacemos, ¿algo bueno será que sacamos? Pero nuestra tendencia es fijarnos mas en lo negativo.

En los años que llevo trabajando como psicóloga he podido observar, el poder que tenemos las personas sobre nuestras propias vidas, y he visto como personas que no estaban nada contentas con muchas áreas de sus vidas, han llegado a conseguir esos sueños que habían dejado olvidados, en la caja polvorienta que a veces, ni nos atrevemos a mirar.

Muchos os preguntareis, ¿cómo?. ¡No es tan fácil cambiar ciertas facetas de la vida!.

Evidentemente para conseguir cambios hay que hacer... pero lo más difícil paradójicamente es querer de verdad conseguirlos. Por mucho que decimos... dentro de nosotros tenemos barreras a veces inconscientes, que no nos permiten avanzar hacia nuestro objetivo.

Son obstáculos que nos ponemos nosotros mismos, por miedo a algo distinto o nuevo, por inseguridad y falta de confianza, en si seremos capaces... y por falta de autoestima en ultimo termino, que nos impide llegar a sentir profundamente, que nos merecemos ser más felices de lo que somos.

Estamos cansados de oír e incluso leer por todas partes, que lo más importante es querernos a nosotros mismos, y las personas que están queriendo conseguirlo de verdad, se dan cuenta, del trabajo personal que conlleva y lo difícil que resulta no sólo actuar conforme a ello, sino realmente llegar a sentirlo.

Al hablar de querernos, hablamos de un sentimiento, y las dificultades que nos impiden sentirlo, son diferentes en cada persona, son esos obstáculos de los que hablaba antes de miedos, culpas que arrastramos sin sentido, desde hace años o incluso desde la niñez, relacionadas siempre con la historia de vida personal de cada uno.

La conclusión es quien decide no quedarse en la queja y el conformismo, quien decide avanzar personalmente lo consigue. Sus condiciones de vida tanto interiores como exteriores evolucionan y cambian progresivamente a mejor, a sentirse mas satisfechos con sus vidas y a tener en ellas esos sueños hechos realidad que se atrevieron a sacar de su caja llena de polvo abandonada en el pasado.