FACTORES PSICOLOGICOS
RELACIONADOS CON LA COLITIS ULCEROSA






otros artículos de PSICOLOGIA


Entre las personas que padecen dicha enfermedad, he encontrado una serie de síntomas que a nivel psicológico pueden ser tratados, y que al irse resolviendo, facilitan, la desaparición de, ( muchos u todos, según los casos) , los síntomas físicos que se padecen en el transcurso de la colitis ulcerosa.

El síntoma más común es el de la Ansiedad. Este estado de ansiedad se puede sentir como algo generalizado a lo largo del día, sin encontrar la persona una causa que pueda explicar dicho sentimiento.

O como estados puntuales, lo que llamaríamos crisis de ansiedad, que se desencadenan en momentos determinados del proceso y que terminan por crear en la persona un miedo añadido a desenvolverse normalmente en su vida.

Este miedo puede impedir a las personas, asistir a su trabajo, relacionarse con determinadas personas, realizar actividades de ocio, como salir a cenar o a divertirse con amigos, y un largo etc. de conductas, que pueden verse bloqueadas por el miedo o por la desmotivación en la que va cayendo la persona. Siendo fácil como consecuencia de todo esto, que el individuo pueda terminar padeciendo un estado depresivo mas o menos intenso según el caso.

La depresión como estado de indefinición aprendida, puede estar de forma más o menos visible, en la causa de fondo de esta enfermedad.

Los sentimientos de indefinición tienen su origen en experiencias de vida que en muchos casos pueden venir desde la infancia. Experiencias que por alguna razón nos hicieron daño o nos crearon sufrimiento, y que sigue doliéndonos aunque en muchos casos la persona no es consciente de ello. Es el daño emocional que persiste en nosotros y que podemos arrastrar durante tiempo, hasta que empiezan a aparecer síntomas psicosomáticos que nos crean una enfermedad, cuya función seria pararnos en algunas arreas de nuestra vida, o darnos una llamada de atención, sobre algo que tenemos sin solucionar, y no nos damos cuenta.

Dentro de los miedos que podemos encontrar en la base de la colitis ulcerosa, existe uno especialmente importante, es el miedo a sentirnos culpables.

Los sentimientos de culpabilidad conscientes o inconscientes, son también la base de muchas depresiones y múltiples heridas emocionales, que suelen somatizarse con el tiempo.

Acontecimientos o vivencias que escondemos ante los demás o incluso ante nosotros mismos, con nuestros maravillosos mecanismos psicológicos de defensa, como puede ser el borrar de nuestra memoria, el olvidar, lo que en algún momento nos hizo daño o nos hizo sentirnos culpables, con razón o no. Son residuos que podemos haber dejado dentro de nosotros mismos y que al no haberlos digerido y eliminado bien de nuestras vidas, producen daños como los que estamos hablando a lo largo del aparato digestivo.

La buena noticia es que como cualquier otro problema emocional, las heridas emocionales sí pueden ser identificadas, desinfectadas y cicatrizadas, lo cual normalmente conduce a cambios de vida, donde la persona se siente mejor y disfruta mas de todos sus momentos.