CONSTELACIONES FAMILIARES






otros artículos de PSICOLOGIA


¿Qué es el trabajo con las constelaciones familiares?

El trabajo con constelaciones familiares es un método sumamente eficaz para descubrir y resolver las ataduras fatales y convertir en amor fructífero lo que hasta ahora era destructivo. Es hacer consciente lo inconsciente.

El procedimiento en sí, es sencillo: El cliente que trabaja elige, guiándose por su intuición, a representantes para las personas que integran su sistema familiar, actual o de origen, incluyendo a un representante para sí mismo.

A continuación coloca y relaciona a estos representantes en un espacio abierto. A partir de esa imagen exteriorizada y basándose en los sentimientos expresados por los representantes, el coordinador acompaña al cliente a través de un proceso de reconocimiento de su propia realidad familiar.

El objetivo de una constelación nunca es el de manipular los hechos, sino mirar cara a cara lo que es real. A partir de ahí se despliega la dinámica de comprensión de los fenómenos y del sistema familiar. La finalidad última de una constelación es la sintonía del cliente con su propio destino.

¿Para quien puede ser interesante?

El trabajo con constelaciones familiares interesa a las personas que quieran trabajar con asuntos problemáticos de su vida, ya sea de naturaleza relacional y familiar (pareja, relaciones padres e hijos, etc.) o bien, enfermedades, trastornos graves, pérdidas y duelos.

Interesa también a todas las personas que se dedican a las profesiones de ayuda y tienen por objetivo el saneamiento afectivo de las personas (terapeutas, psicólogos, médicos, educadores, asistentes sociales, jueces, abogados, párrocos, etc.); para que puedan beneficiarse del enfoque y las enseñanzas de Bert Hellinger en las situaciones que les atañe cada día.

Y por último, interesa a toda persona con afán de aumentar la comprensión de sí misma y de los demás, tanto a nivel personal como profesional.

Creación y desarrollo del método

El método de constelaciones familiares fue desarrollado a principio de los 80 por Bert Hellinger, filósofo y psicoterapeuta alemán, nacido en 1925; estudió filosofía, teología y pedagogía; y como miembro de una orden de misioneros católicos, estuvo viviendo y trabajando durante 16 años entre los zulúes en Sudáfrica, dirigiendo varias escuelas primarias.

Posteriormente se hizo psicoanalista y a través de la dinámica de grupos, la terapia primaria, el análisis transaccional y diversos métodos hipnoterapéuticos, llegó a desarrollar su propia terapia sistemática y familiar.

Se le considera uno de los psicoterapeutas contemporáneos más innovadores en el trabajo con individuos, parejas y familias.