EL TABACO Y LA ULCERA PEPTICA






otros artículos de DEJAR DE FUMAR


La nicotina contenida en el humo del tabaco tiene, entre sus muchos efectos, el de aumentar la secreción ácida del estómago. Este es un factor muy importante en la formación de la úlcera duodenal. Además la nicotina provoca también un reflujo de bilis desde el duodeno hacia el estómago. La bilis irrita la mucosa gástrica y favorece el desarrollo de una gastritis o de una úlcera de estómago.

Se ha comprobado muchas veces en la experiencia clínica, que para que una úlcera péptica -ya sea gástrica o duodenal- pueda cicatrizar y curar, es indispensable la abstinencia completa del tabaco, además de otras medidas terapéuticas.

SINTOMAS DE LA ULCERA PEPTICA GASTRODUODENAL

. Dolor en la región del estómago, con sensación de vacío. Es lo que se conoce "hambre dolorosa". El dolor se calma al ingerir alimento o al tomar medicamentos antiácidos, aunque reaparece poco después.

Acidez, vómitos y digestiones pesadas.

Sangre en los vómitos o en las heces. Téngase presente que la sangre toma un color negro oscuro en ambos casos.

EL TABACO Y LA CIRCULACION DE LA SANGRE

Dejar de fumar es, para un enfermo de arteriosclerosis, más beneficioso que cualquier otra forma de tratamiento

La nicotina tiene un importante efecto vasoconstrictor (estrecha las arterias). Esto se comprueba fácilmente viendo cómo disminuye la temperatura de la piel de una persona, al fumarse un solo cigarrillo.