COMO RECUPERAR LA BELLEZA PERDIDA






otros artículos de DEJAR DE FUMAR


Si has dejado de fumar hace relativamente poco, imaginamos que sentirás la satisfacción de haber vencido el hábito que iba en contra de tu propia voluntad.

¡Enhorabuena!

Sin embargo, es posible que ahora te empieces a dar cuenta que durante tus años de fumadora, han surgido algunos problemillas con tu estética corporal. ¡No te preocupes! No te será tan difícil erradicarlos.

¿Qué problemas te preocupan?

. El aumento de peso: Bajo la influencia del tabaco, las papilas gustativas linguales son menos sensibles. Por eso, al dejar de fumar, has empezado a notar que la comida sabe mucho mejor. Junto a ello, al dejar el hábito, se produce un aumento del apetito. Estos dos factores pueden hacer que adquieras unos kilitos de más. Otro de las razones por las que el ex-fumador gana peso, es que el tabaco estimula el metabolismo, y así el organismo tiene un mayor gasto de energía. Esta comprobado que el fumar 25 cigarrillos diariamente, incrementa en un diez por ciento el gasto calórico. Ello implica que, si al dejar de fumar no incrementamos nuestra actividad física, nos encontraremos sobrealimentados, y por lo tanto, engordaremos. Pero en corto espacio de tiempo, podrás conseguir que tu peso vuelva a la normalidad.


Dejar de fumar


. Alteraciones de la piel: Mientras fumabas se producía:

- Una disminución del riego sanguíneo capilar (pequeños vasos de la piel). Es probable que hayas notado ese efecto en las manos y en los pies, siempre fríos. - La nicotina aumenta la proporción de lípidos (grasas) en la sangre, a la vez que produce una mayor tendencia a la agregación plaquetaria (formación de trombos). Ambos efectos conducen a la arteriosclerosis. - La oxigenación de los tejidos periféricos y de la piel, se ve alterada por la inhalación de monóxido de carbono con el humo del tabaco. Este gas dificulta el transporte de oxígeno por la sangre a las células de todos los tejidos, incluida la piel. Por todo ello la piel estaba "sufriendo". Ahora hay que intentar eliminar las arrugas, rejuvenecer el rostro; en una palabra, eliminar las secuelas del tabaco.

¿Cómo tratar las arrugas y los surcos?

. El cuidado diario por las mañanas y por las noches, debe hacerse con un ligero masaje de cinco minutos, con los dedos untados en aceite o crema hidratante.

Si te animas, te proponemos unos sencillos ejercicios de gimnasia facial. Con la yema de los dedos, efectúa un masaje suave, tal como te indicamos:

- En el cuello: de abajo para arriba.
- En el mentón: del centro hacia las orejas.
- En los labios: en sentido circular alrededor de ellos.
- En las mejillas: ascendente hacia las sienes.
- En la nariz: hacia abajo y hacia los lados
- En la frente: hacia arriba y hacia los lados.
- En los párpados: desde el inicio de la ceja en el párpado superior, y siguiendo hasta la nariz por el párpado inferior.

. Las compresas fortalecen los tejidos, sobre todo las de agua fría y caliente alternativamente, ya que estimulan la circulación sanguínea.

. Mascarillas: Tienes que elegir la que más te convenga, dependiendo de las características de tu cutis, seco, graso o mixto.

Consejos prácticos para recuperar tu belleza natural:

. Es fundamental para el buen estado de la piel, respirar aire puro, hacer ejercicio, tomar el sol con precaución y tomar baños de vapor.

. Evitar los regímenes de adelgazamiento brusco, pues pueden pronunciarnos las arrugas, ocasionar flacidez y estrías cutáneas.

. Especialmente recomendable para la piel son:

- La vitamina A: yema de huevo, leche y derivados, zanahorias, tomates, melocotones, albaricoques, etc.
- La vitamina C: limones, naranjas, pomelos, piña, kiwi, espinacas, escaramujos, etc.
- El complejo vitamínico b: FRUTOS SECOS, LEGUMBRES, CEREALES Y PAN INTEGRAL, HUEVOS, LECHE, ETC.

. Beber diariamente, un litro de agua como mínimo (en verano más): rehidrata nuestro cutis, y además nos ayuda a eliminar toxinas.

. Un día a la semana, por ejemplo, podrías seguir una dieta desintoxicante a base de zumos de frutas y jugos de verduras frescas.

. Cuidado con el estreñimiento, porque es fuente de toxinas que se reflejarán rápidamente en la piel. Para vencerlo, toma: salvado de trigo, pan y cereales integrales y tisanas laxantes. Evita los laxantes químicos.

. Debes suprimir el consumo de todo tipo de bebidas alcohólicas.

. Ensaliva y mastica bien los alimentos.

. Si en tu medio hay carencia de yodo, toma sal yodada o algas marinas. Una deficiencia de tiroxina (hormona tiroidea), inhibe el metabolismo y provoca: piel agrietada, pelo débil, obesidad y somnolencia.

. Evita el consumo de grasas saturadas (grasas de origen animal), y toma en cambio aceite de oliva o de germen de cereales (de trigo o de maíz).

. Procura incluir en tu dieta, una serie de suplementos que tienen influencia directa sobre el buen estado y conservación de la piel: germen de trigo, levadura de cerveza y lecitina de soja.

. Toma ensaladas frescas y variadas, caldos vegetales, frutas y sus zumos recién exprimidos, y cereales integrales en abundancia.

Alimentos que debes evitar en tu dieta desintoxicante

. De origen animal: carnes (de cerdo, ternera, cordero, etc.), caza, embutidos, mariscos de todo tipo, pescados (especialmente los azules o grasos), quesos grasos o curados, mantequilla, nata y leche completa. Hay que evitar un excesivo consumo de huevos.

. De origen vegetal: café, azúcar, sal refinada. No abusar de los frutos secos fritos o tostados, y de los alimentos enlatados. Evita el chocolate, las especias, los condimentos fuertes, las salsas y los pasteles.

. Bebidas: sodas, colas, vinos, cerveza y licores.

La piel

No olvidemos este órgano - la piel - tan importante. Es el más grande de nuestro organismo; lo recubre y lo protege de influencias externas, que podrían resultar dañinas. Pero a la vez, es un órgano de eliminación, que realiza una función similar a la de los riñones. Si sobrecargamos nuestro organismo con alimentos recargados, la piel sufrirá por la acumulación de sustancias de desecho a eliminar, y perderá su belleza natural.

La abstinencia del tabaco, unida a una vida sana y a una alimentación natural, son los mejores amigos de nuestro cutis.