LOS BAILES LATINOS






otros artículos de DANZA Y BAILE


Los Bailes Latinos son un conjunto de bailes que proceden de Latinoamérica que con el mestizaje, la globalización, la fusión, sus ritmos sincopados y sus movimientos sensuales, han conseguido conquistarnos.

Quizá su éxito entre nosotros se deba a que no nos resultan del todo desconocidos. ¿Quién no ha escuchado en casa de la abuela un disco de Machín o de Los Panchos? ¿Quién no ha bailado la Pachanga en las fiestas populares de los pueblos de nuestro país? ¿Os acordáis de Georgie Dann y aquello de "Mami, ¿qué será lo que tiene el negro?" o de "La colegiala" o "El Chiringuito"? Aquella pachanga, todo aquel compendio musical que mezclaba bailes "agarraos" con "sueltos", eran variantes de la Rumba, distintas velocidades, con otros matices, destacando distintos instrumentos de percusión y viento. Dentro del grupo de los Bailes Latinos aparece la Salsa. La Salsa no es un baile, sino una forma de bailar alguna variante de las Rumbas Latinas. Este nombre sabrosón y comercial lo idearon los productores neoyorkinos para facilitar la distribución y aceptación en Europa.

Sucede que los "bailes de siempre" que conocemos en las fiestas y celebraciones con las típicas orquestas, se bailaban muy rectos y con algo de distancia entre la pareja, con cierto respeto... y como decía uno de mis maestros: "Que corra el aire".

Sólo se estrechaban las parejas que estaban muy compenetradas y con apenas dos pasos se bailaba todo. Estos bailes populares y conocidos eran Pasodobles, Valses, Boleros, Foxes y poco más.

En los años 20 fueron llegando a Europa la Rumba, que tuvo más éxito que en Cuba, donde nació, y poco después los que derivan de ésta como el Bolero, el Merengue, la Guaracha, el Porro, la Guajira, Habaneras, el Punto, el Son, la Conga, el Mambo, Cha cha chá, etc. y los que tuvieron su origen en países vecinos como la Cumbia, el Vallenato, la Bachata, el Merecumbé, la Samba, el Tango.

A España llegó un poco más tarde de la mano de los Danzones. Se consideraba "pecaminosa" y sólo se permitía este tipo de baile por profesionales como la famosa "La Chelito" y en escenarios de repertorio "frívolo".

Por diferentes motivos (costumbres, represión, vergüenza, etc.) y para nuestra desgracia, en Europa se respetan demasiado las distancias. En los países tropicales sucede lo contrario. Quizá debido al clima, la música que suena por todas partes, el carácter abierto, sus costumbres, hace que sus gentes sean mucho más cercanas. Bailan muy cerca, sin tapujos, sin rigideces y sin doble intención...

A nosotros, los europeos, también nos atrae eso, pero normalmente no lo sabemos hasta que lo probamos. La complicidad con la pareja, la variedad de movimientos, la sensación de soltura, la naturalidad, dejarnos llevar por la música, por supuesto que nos gustan.

En los próximos números iremos conociendo mejor los Bailes Latinos.