VIVIR EN PLENITUD (3)






otros artículos de CRECIMIENTO PERSONAL


"Los humanos somos la especie peor domesticada de la naturaleza, los únicos que "conscientemente" hemos buscado alejarnos de nuestro entorno natural para encerrarnos en jaulas de cemento y perder la "consciencia" de lo que recibimos del contacto con nuestro entorno natural". Palabras de Tayta Jaime, un sabio anciano Quechua (Cultura de los Andes).

Las prácticas para crecimiento personal con y a través de la naturaleza se han realizado desde hace miles de años por Culturas que vivieron en conexión con su entorno natural y que aprehendieron como crecer y potenciar el Ser interior, gracias al contacto con los elementos de la naturaleza y el Universo.

Crecimiento Personal con y a través de la Naturaleza Hoy, gracias al avance del conocimiento científico y holístico podemos no sólo percibir o sentir sino comprender y explicar los beneficios de tener una conexión real y permanente con la Naturaleza.

En la naturaleza confluyen todas las formas de energías y fuerzas. Es en la naturaleza donde confluyen los fluidos energéticos que vienen de la tierra, de los seres vivos, del sistema solar, del cosmos, entre otras fuentes, con una infinidad de formas que confluyen para producir una sinfonía de frecuencias, patrones vibratorios, dimensiones.

La naturaleza nos ofrece todo de tipo de formas o estados, con los cuales interactuamos, partiendo de los cuatro elementos (tierra, aire, agua y fuego), sus distintos reinos (animal, vegetal, mineral,...), variedad de tipos de ambiente y climas. Además, es el medio para vivenciar todo tipo de estados y situaciones desde el orden al caos, de lo tangible a lo intangible, de lo rígido a lo flexible, de lo cálido a lo frío, de lo bello a lo horrible, de la paz al pánico, de la alegría al sufrimiento, del amor al desamor....

La relación con la naturaleza no se restringe a nuestro planeta al contrario nos lleva a una conexión con el Universo y la Totalidad. En la actualidad podemos comprender y explicar algunas de las relaciones que se producen con el Sol, la Luna, el Universo y el Cosmos, quedando un infinito de relaciones por descubrir.

Con el aporte de la física cuántica, geofísica, astrofísica, bioenergética, entre muchas otras ciencias, hoy podemos conceptualizar a la naturaleza como el sistema de sistemas de sistemas..., el conjunto de conjuntos de conjuntos.... Personalmente, la considero como el mega sistema viviente en el que confluyen una variedad de dimensiones y estados en los cuales podemos fluir en un permanente cambio y evolución.

Estas razones, entre muchas otras, nos deben motivar a considerar a la madre naturaleza como el mejor entorno en el cual cualquier desarrollarnos y crecer como especie y como seres vivos.

La especie humana es una más que este mega-sistema ha creado, en un proceso evolutivo de miles de años, en el momento en que se dieron las condiciones necesarias para que el ser humano se desarrolle. La ventaja y privilegio de nuestra especie es tener la capacidad de ser conscientes de nuestra condición para percibir, sentir y razonar. Somos nosotros los que tenemos la capacidad de transformar lo que la Naturaleza nos ofrece.

En nuestra evolución como especie hemos asumido tener la supremacía y el control absoluto sobre nuestro entorno hasta llegar a sentirnos los amos del planeta. Nuestra capacidad de transformación no has llevado a un consumo y usufructo irresponsable e insostenible de los recursos que se nos ofrece.

Como parte de este proceso, hemos sido tan soberbios de menospreciar lo que a la naturaleza le tomo miles de años crear para que podamos vivir en plenitud. Nuestra tendencia es alejarnos de nuestro entorno natural y crear hábitats artificiales donde el ser humano tenga la supremacía y hegemonía.

. ¿Qué hemos perdido por alejarnos de nuestro entorno natural?
. ¿Cómo nos afecta habernos habituado a un entorno artificial?
. ¿Qué estados o planos de nuestro Ser están bloqueados o limitados al no tener un contacto directo con nuestro entorno original?
. ¿Qué dones, facultades y sentidos no hemos desarrollado?
. ¿Qué beneficios no recibimos para nuestra salud física, mental y emocional?

Estas y muchas otras preguntas deberían ser respondidas para ser conscientes, como seres vivos, de la necesidad e importancia de mantener un contacto con la naturaleza y participar activamente en su conservación. Tal vez como especie no podamos reencontrarnos con nuestro origen y razón de ser, espero que no, pero individualmente, cada uno, tenemos la oportunidad de hacerlo volviendo a conectarnos con nuestro entorno original.

La relación con la naturaleza debe ir más allá de valorarla y apreciar su belleza, debemos llegar a recuperar la conexión con nuestro entorno natural y con los elementos que lo componen. Esta conexión debe llegar a ser vivida de tal forma que sea un proceso de crecimiento personal y autoconocimiento para la manifestación y realización plena de nuestro Ser.

Cuando sabemos estar y conectar con la Naturaleza nos damos cuenta que es el mejor medio para llegar a nuestra propia razón de ser y recuperar el entendimiento para sentirnos vivos a plenitud.

En la próxima entrega referiremos algunas de las prácticas que se pueden vivenciar con la naturaleza y que por miles de años han servido para que los nativos de esta tierra, que los somos todos, nos sintamos parte de la misma y de la Totalidad.