EL CAMINO A LA PLENITUD DEL SER






otros artículos de CRECIMIENTO PERSONAL


Desde nuestros primeros ancestros hemos ido descubriendo la infinita posibilidad que significa mirar hacia nuestro interior y descubrir el vasto potencial de nuestro Ser. Hoy en día tenemos la oportunidad de disponer de suficiente información y fuentes de sabiduría que nos permitirían llegar a un entendimiento personal del porque estamos aquí. La plenitud es un concepto fundamental para comprender cual es nuestra razón y propósito de existir.

La realización personal depende de nuestra voluntad para autoconocernos y lograr que se revelen y manifiesten nuestros talentos y virtudes en todos los planos de forma plena. La plenitud es la manifestación de nuestro Yo en su Totalidad.

Un fundamento básico del Camino a la Plenitud es el conocer los cincos estados de nuestro Ser: Físico-Mental, Emocional-Sensitivo, Energético-vibracional, Conciencial-Intuitivo y Etéreo-Espiritual. El desarrollo integral y sinérgico de todos estos estados permite vivenciar nuestro verdadero Yo y canalizar su efecto en la realización personal de forma positiva y armónica.

El punto de partida es reconocer el estado actual de cada uno de los cinco estados de nuestro Ser y lograr liberarnos de lo que impida vivenciarlos de forma plena.

El proceso comienza trabajando con los planos Físico-Mental y Emocional-Sensitivo para motivar la autosanación de nuestro cuerpo y mente y eliminar o transmutar emociones o sentimientos negativos, miedos, bloqueos, patrones de conducta nocivos y todo lo que no queremos ver y nos afecta.

Simultáneamente se trabaja los planos Energético-Vibracional y Conciencial-Intuitivo para potenciar nuestro cuerpo energético y su conexión con las energías del Universo desarrollando un estado de conciencia ampliado y elevado que nos permite integrar aquello que esta más allá de nuestro entendimiento ordinario y consciente.

El vivenciar la integración y equilibrio de todos nuestros planos nos permite tener la inspiración, comprensión y claridad para saber lo que realmente sentimos y queremos, y tener la convicción para logarlo.

Otro propósito fundamental del proceso es recuperar nuestra natural conexión con la Naturaleza y sus elementos (tierra, agua, aire y fuego) que constituye el mejor medio para dimensionar todo el potencial de nuestro verdadero Yo. El trabajo con la Naturaleza involucra recordar nuestro origen y condición de ser parte de un entorno vivo, que fluye en sintonía y armonía, reconociendo nuestra interrelación, en todos los planos, con el mundo animal, vegetal, mineral hasta llegar a nuestra conexión con el Universo y la energía cósmica.

Experimentar cómo interactúa nuestro Ser con nuestro entorno natural, a través de cada uno de los cinco estados, nos permite recuperar nuestra condición esencial y original para alcanzar una verdadera conexión de nuestro verdadero Yo con la Totalidad.

Otro propósito del proceso es llegar a ser conscientes de nuestro potencial interior redescubriendo los talentos o dones con que hemos nacido, potenciando los cinco sentidos físicos y desarrollando nuestra capacidad de acción a un nivel de conciencia ampliada, más allá del plano físico, para experimentar paulatinamente un mayor estado de conexión y plenitud.

Si queremos dimensionar nuestro verdadero Yo debemos entender, sentir y vivenciar cada uno de sus estados. Mientras más planos desarrollemos y potenciemos de forma armónica y sinérgica más plena será nuestra realización y existencia.

Otro factor importante en este proceso, es la integración del pasado, presente y futuro en el aquí y el ahora. En esta concepción no se trata de revivir el pasado en el presente sino, al contrario, de aprender a transmutarlo para convertirlo en una oportunidad y enseñanza que nos permita estar en el presente liberados de los bloqueos que arrastramos en nuestra vida pasada y ancestralmente. De la misma forma, se desarrolla la conciencia y convicción para vivir hoy y no en el futuro lo que es nuestra pasión existencial o razón de vida. Como parte de este proceso la persona llega a superar el miedo a la muerte con el sentido de aprender a disfrutar en el día a día de lo que es relevante y trascendental para su Ser con amor, paz, armonía, sabiduría y bienestar

El Camino de la Plenitud integra todo este proceso de aprendizaje para llegar a vivenciar nuestro Ser a Plenitud y en conexión con la Totalidad (Tu entorno familiar, humanidad, naturaleza, el Universo.).