ALIMENTOS QUE COMBATEN EL ESTRES






otros artículos de ALIMENTACION NATURAL


Señalamos aquí algunos alimentos con reconocido poder anti-estrés, entendiendo que no son exclusivamente tales nutrientes los que combaten dicho problema; pero creemos que ayudan bastante en atenuar el excesivo estrés.

A. La avena

Contribuye a mejorar algunas afecciones y como preventivo resulta aconsejable en otras muchas dolencias.

Para el corazón. Es un buen preventivo en dolencias cardiovasculares por sus efectos sobre el colesterol, la arteriosclerosis, el envejecimiento de los tejidos, la hipertensión arterial y por sus efectos como antiinflamatorio.

Huesos y dientes. Por su función remineralizante y como preventivo contra la caries.

Sistema nervioso. Tonifica y nutre este sistema por su contenido en vitamina B1, calcio y otras sustancias. Calma los nervios y mejora la concentración y el agotamiento mental. Es útil en jaquecas, insomnio, hiperactividad, ansiedad o neurosis.

Diabéticos. Para los no insulino-dependientes, como estabilizador del nivel de azúcar en la sangre, porque estimula la actividad del páncreas, y como fuente de energía de asimilación lenta y de fibra.

Hipotiroidismo. Es eficaz contra el hipotiroidismo, por la estimulación que produce en esa glándula.

Energía. Se recomienda a todos los que tienen altos requerimientos físicos y mentales: deportistas, estudiantes, convalecientes, ancianos, etc.

Para la piel. En eccemas, dermatitis atópica y urticaria, por sus cualidades emolientes, suavizantes y calmantes.

Aparato digestivo. En caso de ardor de esófago, gastritis, úlcera, estreñimiento (en decocción de grano entero) o diarrea (en decocción de grano sin cáscara), flatulencia o mal funcionamiento hepato-biliar.

Dolores musculares. Antiinflamatoria y emoliente. Se utiliza en emplastos de harina integral con vinagre caliente.

Cáncer. Es eficaz contra ciertos tipos de cáncer por su efecto antioxidante, de higiene del colon y de control del colesterol.

Afecciones urinarias. La avena es útil en casos de cistitis, uretritis, oliguria..

Embarazo. Para evitar deficiencias y garantizar un buen desarrollo del feto. Estimula la producción de leche.

Niños. Ayuda al buen desarrollo físico y mental, a combatir la apatía y a calmar la hiperactividad.

Adelgazamiento. En este tipo de dietas es útil para evitar carencias nutricionales, por su efecto diurético, por su aporte de fibra y por su acción reguladora del metabolismo.

B. La almendra

Al igual que el plátano, es un alimento muy completo que puede ser consumida sola o bien acompañada o tras una ensalada y verduras u hortalizas (excelente combinación alimentaria). Desde la Antigüedad, muchas civilizaciones la han apreciado por sus propiedades regenerativas y nutricionales.

A pesar de sus pequeñas dimensiones, la almendra contiene todos los nutrientes necesarios para vigorizar el sistema nervioso: las vitaminas del complejo B y minerales como el cobre, el hierro, el fósforo, el calcio y el potasio. Contiene un porcentaje elevado de proteína y le dará energía durante un largo período de tiempo. Ideal en excursiones.

Otro punto destacable es su contenido en fibra. A pesar de su aspecto seco y homogéneo, la almendra posee una cantidad notable de fibra soluble (10%). Es ideal para estimular los movimientos intestinales y para conferir sensación de saciedad.

La almendra es también rica en proteínas (19 g/100 g), cantidad similar a la de la carne. Por ello en las dietas vegetarianas las almendras y los frutos secos en general tienen una gran importancia.

Además, este fruto seco es una de las pocas fuentes de proteínas vegetales que contiene arginina, un aminoácido esencial para los niños.

El contenido en hierro es otra de las virtudes de este delicioso fruto seco. Cincuenta gramos de almendras aportan una dosis de hierro muy similar a la de las espinacas, claro que éstas son 30 veces menos calóricas. El magnesio, el fósforo y el manganeso también son otros de los minerales que aporta este fruto seco en cantidades nada despreciables.

C. Las pasas

Son un alimento delicioso y nutritivo, dulces y más baratas que cualquier golosina. Su alto contenido en hierro calcio, magnesio, fósforo, potasio, cobre, y vitaminas B1 y B6 las convierten en un aliado perfecto para combatir el estrés. Con una pequeña cantidad de pasas obtendrás todos sus nutrientes. Conviene que bebas mucha agua después de comer pasas, u otra fruta deshidratada, para compensar la pérdida de agua. Toda la fruta pasa sería aconsejable comerla hidratada (remojada en agua).

Las uvas pasas en su estado maduro son ricas en vitaminas A, B y C, contienen azúcar saludable, en particular la glucosa que es el combustible del músculo y el que contiene el plasma sanguíneo. Agregó que la uva contiene la triada que forma la hemoglobina de la sangre: el hierro, el cobre y el manganeso, además de que es especial por el fósforo que lleva en forma de lecitina.

D. El brécol o brócoli

Es una fuente excelente de vitamina C, ácido fólico y niacina, y una buena fuente también de provitamina A (beta-caroteno), vitamina B1 y E. De su contenido mineral sobresale el potasio y cuenta con cantidades significativas de calcio, magnesio, zinc, yodo y hierro.

En los últimos años, en el brécol se han identificado una serie de elementos fitoquímicos cuyos potenciales efectos en la prevención de diversos tipos de cáncer y otras enfermedades justifica el creciente interés en su consumo y cultivo.

E. Espinacas

Popeye las tomaba directas del bote, pero las espinacas son una estupenda opción así tal cual: frescas y crudas en ensalada. Muy ricas en hierro. Hierro para nuestra sangre. A menudo se desconoce que las espinacas presentan bastante más hierro que alimentos como las lentejas u otras legumbres. El hierro es una sustancia que utilizan los glóbulos rojos para transportar por nuestro cuerpo el oxígeno, elemento fundamental para que podamos producir energía y realizar nuestras funciones

Y fibra para el tránsito intestinal. Son muy conocidas las virtudes de la fibra: regularidad intestinal y prevención del cáncer de colon son las más importantes. No olvide que hablamos de una verdura.

Cuanto menos cocción lleven mejor; ideal cocinarlas al vapor. La espinaca se puede comer cruda en ensalada, y el brécol cocido con poca agua durante unos 10 minutos. Añádeles cebolla o ajo (antibióticos naturales), pues son una gran fuente de vitalidad y muy nutritivas para tu sistema nervioso.

F. El germen de trigo

Es un alimento curativo de primera categoría y recomendable sobre todo para aquellas personas que toman mucho azúcar y alcohol, para compensar las reservas de vitamina B. Es una gran fuente de hierro, fósforo y vitamina E, y particularmente beneficioso para el sistema nervioso por su contenido en magnesio, cobre y potasio.

Es rico en vitamina A, E y ácidos grasos polisaturados. Además, es muy rico en un precursor de la vitamina D.

Por todo esto, no sólo es excelente para ingerirlo, sino también para aplicarlo externamente sobre la piel en casos de eccemas, sequedad, caída del cabello o heridas.

Puedes tomarlo espolvoreado sobre el yogurt, fruta o cereal, o agregarlo a cualquier ensalada, sopa u otro plato de tu gusto.

G. Las semillas de girasol

Son pequeños recipientes de vitamina E y Zinc. El zinc es el mineral para la próstata. Son un alimento de preparación rápida, pero sin las deficiencias nutricionales de las comidas rápidas que tantas veces consumimos por falta de tiempo.

Se venden en tiendas naturistas ya peladas y listas para comer. Si tienes prisa, en lugar de una chocolatina, tómate un puñadito de semillas mezcladas con pasas: las puedes llevar encima y están listas para tomar.

H. Leche de avena caliente con miel

No hay mejor fórmula para dormir que un buen vaso de leche con miel, y esto desde hace siglos. El calcio de la leche es bueno para el sistema nervioso, y el calor para relajar el área estomacal. Es el estómago lo que primero se tensa cuando uno está nervioso. El principal componente del grano de avena es el almidón, además de azúcar, gluten, hierro, nitrógeno, etc. Contiene además un alcaloide conocido como trigonelina.

Propiedades: Tiene notables cualidades nutritivas y energéticas; es a la vez refrescante y emoliente. La avena es el cereal campeón en proteínas. Destaca también por su contenido en grasas (en un 70% insaturadas), vitaminas (especialmente del grupo B), minerales y fibra. 100 g de este alimento satisfacen casi la tercera parte de las necesidades diarias recomendadas de proteínas, el 100% de las de manganeso y más del 50% de las de fósforo y de la vitamina B1. Las cantidades de hierro, vitamina B2, B6 y E también son destacadas.

I. El plátano maduro

Es el primer alimento que sería recomendable utilizar en tu dieta . Es el mejor 'bocadillo' que puedes encontrar en el mercado. Es económico y muy sencillo de preparar.

Es un alimento muy útil para el sistema nervioso. Incluye vitamina A en grandes cantidades, vitaminas del complejo B y con un solo plátano obtienes 1/5 de todas tus necesidades diarias de vitamina C. Es toda una reserva de mineral. Muy rico en triptófano, aminoácido que va a generar serotonina, la hormona del descanso feliz, paz y bienestar. Su dulzura no se debe al azúcar refinada y satisface el apetito. Además es un buen alimento para las úlceras y se digiere con facilidad. Se le considera ideal para bebés y personas no bien alimentadas.